CONVIVENCIA SANA Y AFECTIVA

El respeto es una calle de doble sentido, si quieres tenerlo, tienes que darlo.
La paz solo se puede conseguir a través de la comprensión.
Sin malos tratos, pasamos buenos ratos.
Ningún acto de amabilidad, aunque sea pequeño, es en vano.
La tolerancia detiene a la violencia, con ésta se hacen amigos y nos permite ganar la paz.
La tolerancia comienza en casa.
Cada vez que tratas mal a alguien, muestras esa parte de ti que necesita amor y sanación. Nunca juzgues a alguien por la manera en la que se ve o a un libro por su cubierta, ya que dentro de ellos existe mucho por descubrirse.

Scroll hacia arriba